Ni 45, ni 35, 25 para La Rioja de Quintela sin minería

No es buena la relación de Sergio Massa con Ricardo Quintela. El gobernador de La Rioja leyó mal la política cuando salió presurosamente en apoyar a Silvina Batakis y luego decir que no se había hablado de cambios en el Palacio de Hacienda.

El mandatario riojano estaba muy lejos de la mesa de decisiones del poder real, es decir de Cristina Fernández. Creyó que la lapicera estaba en el despacho de Alberto Fernández, el mismo que usó la Residencia de La Quebrada para recluirse, aunque todo lo decide la vicepresidenta.

Cristina tiene una excelente memoria de lo que pasó con la 125 y Teresita Quintela cuando le votó en contra. La hermana del actual gobernador había hablado con la entonces presidenta, pero luego cambió de parecer.

Hoy se nota que Quintela no llega a la vicepresidenta, dueña del proyecto político nacional.

A Quintela le hacen creer que sumando a Ismael Bordagaray a su Gabinete saldrá el sol en el presupuesto, pero el proyecto ya ingresó a Diputados, previo a un año electoral. El Congreso es la caja de resonancia de lo que pasa en la política nacional: es un Titanic en los nuevos tiempos.

El diputado por Famatina es quien se saca fotos con Massa, que se divierte con esa relación. Lo cierto que hasta el ministro de Economía debe perdir autorización a Cristina, que no habla con nadie y menos con riojanos y riojanas.

No fueron $45 mil millones, ni $35 mil millones, están escritos $25 mil millones en el proyecto de presupuesto para Quintela. Son fondos de libre disponibilidad y con ese monto La Rioja de Quintela debe sobrevivir sin minería.

El fondo es que Cristina por medio de Massa quieren que el actual gobierno haga minería.

Cabe apuntar que Massa ya decidió habilitar un régimen especial a las mineras, un sector que viene creciendo fuerte y que si logra destrabar inversiones importantes puede convertirse en un motor importante de generación de divisas.

La medida va a flexibilizar el acceso a dólares a la cotización oficial para importaciones necesarias para los nuevos proyectos y permitiría además dejar en el exterior entre el 10 y el 25% de lo nuevo que se exporte. Esto, por supuesto, está atado al compromiso de inversiones y el ingreso de nuevos dólares para desarrollarlas.

Desde el Ministerio de Economía explicaron que «se apunta a tres objetivos puntuales: asegurar la producción futura de los proyectos actuales, potenciar las exportaciones y extender la vida útil de algunos de los proyectos activos».

«Al asegurar la producción minera no solo estamos asegurando un flujo de ingreso de divisas lo que permite fortalecer las reservas del BCRA, sino también los puestos de trabajo. Se le otorga además especial atención a asegurar la producción y extender la vida útil, actualmente la actividad en las provincias donde operan , llega a representar alrededor del 70% de las exportaciones provinciales», agregaron las fuentes.