Los gobernadores creen que si la crisis se agrava pueden perder en sus provincias 

Los gobernadores temen perder en sus provincias pese a la estrategia de desdoblar las elecciones locales y por eso exigen que Alberto Fernández y Cristina Kirchner conserven el diálogo hasta la campaña.

La estrategia de desdoblar las elecciones se planteó originalmente para despegarse de la interna del Frente de Todos y de la caída de la imagen presidencial.

Pero ahora creen que ya no alcanza con esa estrategia porque en algunas provincias el peronismo puede perder por más que separe las elecciones locales de las nacionales. Eso quedó demostrado en 2021, cuando en algunos distritos donde el peronismo suele ganar por más de 20 puntos, la diferencia con Juntos por el Cambio se achicó a un par.

En ese sentido creen que se vienen escenarios electorales muy duros que se agravarán si el gobierno sucumbe a la crisis.

La voz cantante de los gobernadores es Gerardo Zamora, que oficia de líder de los mandatarios por tres razones. La primera es que a diferencia del resto, el gobernador de Santiago del Estero tiene mandato hasta 2025. La segunda es que va por su cuarto mandato y en su provincia tiene una hegemonía sólo comparable a la del formoseño Gildo Insfrán. En tercer lugar, el santiagueño tiene diálogo con tanto con Cristina como con Alberto.

Otros gobernadores como Axel Kicillof y Jorge Capitanich, son las terminales de la vicepresidenta pero no del presidente. Pero Zamora puede entrar al Instituto Patria con la misma asiduidad que al despacho del presidente y a los ministerios.

Los mandatarios estaban hartos de tener que viajar el lunes para ir a la Rosada y los jueves y viernes para ir a ver a Cristina. Por eso están satisfechos con la liga de gobernadores que recrearon en los últimos meses. Y si bien planean seguir con su lista de reclamos por más subsidios y obras, están alertas a la continuidad de la coalición de gobierno.

En los ministerios aseguran que tanto los gobernadores como los intendentes y concejales que semanas atrás no hablaban de otra cosa que de la interna de Cristina y Alberto, ahora sólo se preocupan porque el Frente de Todos para que no se rompa para que no se los lleve puestos. (La Política On Line)