La Iglesia llamó “a priorizar acuerdos que ayuden en la crisis que atraviesa el país y que golpea a La Rioja”

En la homilía por el aniversario del asesinato de Monseñor Enrique Angelelli el obispo de La Rioja, Dante Braida, llamó “a fortalecer alianzas y priorizar acuerdos que ayuden a aunar esfuerzos por enfrentar esta nueva y reiterativa crisis que atraviesa el país y que golpea también a la Provincia”. Hizo mención a la situación nacional y vinculó el mensaje pastoral del obispo mártir con la actualidad.

“Cada ciudadano y cada institución que busca el bien y el desarrollo del pueblo es necesario que se vincule estrechamente con otros, que escuche a los demás, y así poder percibir sus inquietudes y necesidades y expresar las propias”, dijo Braida desde la Catedral riojana y agregó: “No crecemos cuando nos aislamos, cuando nos cortamos solos, cuando somos atrapados por la indiferencia, o cuando vemos al otro como un enemigo y solo buscamos vencerlo”.

Recordó que, en su labor pastoral, Angelelli “convocaba a todos participar activamente de la vida social, con la certeza que cada uno tiene algo para aportar al bien común, al bien de los demás. Y esa presencia incluye de modo especial a los más pequeños, a los más pobres y vulnerables, a todo aquél que, al ojo eficientista del mundo, pueda resultar insignificante”.

En su primer mensaje a los laicos, dijo el Obispo, que Angelelli los llamó a pensar, reflexionar dialogar, opinar y participar. “Nuestro obispo exhortaba a reconocer que el Espíritu Santo obra en toda persona que trabaja por la justicia y la paz, por el bien de los demás, con quienes tenemos que caminar juntos sean creyentes o no creyentes, miembros de las más diversas organizaciones, aunque no coincidamos en todo”.

“Crecemos cuando promovemos el diálogo y el encuentro con los demás, cuando nos involucramos y asumimos los problemas reales que nos aquejan”, expresó en otra parte de su homilía y apeló para que sean prioritario “el bien de los más pobres y postergados de la sociedad”.

Monseñor Angelelli fue asesinado por la dictadura el 4 de agosto de 1976. Había viajado a Chamical tras el asesinato de los curas Longueville y de Dios Murias. Viajaba con Arturo Pinto, en un Fiat 125 multicarga, el día en que otro vehículo se les cruzó y los hizo volcar. Fue a la altura de Punta de los Llanos, a 100 kilómetros al sur de la capital riojana. En julio de 2014 el Tribunal Oral Federal de La Rioja condenó a prisión perpetua por el asesinato de Angelelli al ex general Luciano Benjamín Menéndez y al ex comodoro Luis Fernando Estrella. (La Rioja/12)