Crisis hídrica en San Juan: «Los diques están con un 18% de disponibilidad

En el año hídrico 2021/2022, que finalizó el 30 de septiembre pasado, el río San Juan trajo un promedio de 536 hm3, menos de un tercio del escurrimiento histórico, que es de 1.800 hm3.

El otro dato es que la cifra del caudal del principal río de la provincia es la más pobre desde 1909, cuando el Departamento de Hidráulica empezó a llevar los datos. Para encontrar un panorama cercano hay que remontarse a 1967, cuando el río trajo 615 hm3.

Así lo indicó Ramiro Cascón, secretario de Agua de San Juan, luego que el Gobierno provincial firmó un convenio con la empresa israelí Mekorot para confeccionar el Plan Maestro para el manejo del agua, de manera de administrar de forma eficiente el recurso. El 1 de noviembre un equipo de la empresa estatal junto a especialistas locales comenzarán a trazar el plan durante 18 meses.

Días pasados había sido la primera en toda la cuenca del Río San Juan y luego se realizó en la parte sur de ese río más la cuenca del río Jáchal. Esta última también dio positiva como ocurrió en la anterior pero la mejora recién se registrará en los caudales entre diciembre de este año y febrero del que viene.

«Las mediciones se atrasaron un poco por el mal tiempo. El jueves se hizo el segundo vuelo y estamos un poco mejor que años anteriores pero eso no significa que salimos de la situación de crisis», explicó el funcionario en rueda de prensa.

Luego indicó que se viene «de una serie de años de bajo escurrimiento y eso implicó bajar el nivel del dique». Esa misma realidad también impactó en el agua subterránea que «tiene menor disponibilidad» por eso se hizo tanto hincapié en el último tiempo de la condición de crisis hídrica.

Por ello, Cascón apuntó a «ajustar el uso, distribución y manejo para que este año podamos recuperar algo». «Si el río está un poco mejor, no significa que esa agua estará en los diques ahora. Tenemos un desfasaje temporal. Esta situación se verá en el río entre diciembre y febrero», aclaró subrayando que ahora «los diques están a un 18% de disponibilidad».

El funcionario destacó que de tener mejor escurrimiento, hay que mejorar los niveles de reserva de los diques y de los acuíferos subterráneos con lo cual hay que planificar de su recarga para disponer de estos a futuro. «El desafío es plantear soluciones a futuro, cómo vamos a estar al 2030», apuntó.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑