Sorpresiva reunión de Schiaretti con dirigentes que buscan romper la “grieta”

En un movida que generó impacto en el tablero político nacional, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, participó de una reunión con otros dirigentes que buscan romper la “grieta” que vive el país.

El encuentro fue el miércoles por la noche, en Buenos Aires. Según pudo saber La Voz, a Schiaretti lo invitó el exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, el anfitrión del encuentro.

Además del cordobés y el salteño, estuvieron el mandatario jujeño, el radical Gerardo Morales; el expresidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó (peronista, dentro de Juntos por el Cambio); el diputado y exministro del Interior, el peronista Florencio Randazzo; el exgobernador chaqueño Ángel Rozas (UCR); la diputada Graciela Camaño (peronista disidente); el diputado Rogelio Frigerio (Juntos por el Cambio) y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, de origen radical, pero luego se pasó al ARI-Frente Progresista.

Fuentes del Centro Cívico dijeron que Schiaretti mantiene una relación personal “excelente” con Urtubey. Y que se trató de un encuentro de mandatarios y legisladores que buscan soluciones en el Congreso para resolver los “problemas actuales” del país.

“No se trata de una armado político pensando en el año que viene”, aclararon los schiarettistas.

“Fue un encuentro de gobernadores y dirigentes que están preocupados por la situación actual del país. En ese sentido, el objetivo es consensuar algunas medidas que se puedan impulsar desde el Congreso nacional. No es un armado político. Es proponer soluciones concretar para la realidad actual”, dejó trascender un schiarettista que estuvo al tanto de lo hablado en el encuentro que se realizó en la vivienda particular de Urtubey, en el Gran Buenos Aires.

Aunque nadie lo dijo de este modo, todos los dirigentes que participaron de la cena en la casa de Urtubey tienen un hilo común: están lejos del cristinismo.

Además, están preocupados por la interna que hay en el Gobierno nacional, que -según ellos- ya están afectando la gestión del presidente Alberto Fernández.

Schiaretti, quien hasta el momento no había tenido reuniones con dirigentes nacionales, en las últimas semanas comenzó a dar señales de buscar una proyección nacional. Días pasados recibió al gobernador jujeño Gerardo Morales, y al diputado Facundo Manes.

Ambos son radicales vinieron a Córdoba y solicitaron un encuentro con el mandatario provincial.

De los participantes de esta llamativa cena, por los cargos que ostenta, los que más sorpresas generaron fueron Schiaretti y Morales. Ambos son gobernadores, pero el jujeño es presidente nacional del radicalismo y precandidato presidencial.

En este contexto, Schiaretti también había sorprendido el martes pasado, cuando fue anfitrión de su colega de Chaco, Jorge Capitanich, un dirigente enrolado en el cristinismo duro.

Schiaretti evitaba encuentros con dirigentes cristinistas, por eso llamó la atención el encuentro con Capitanich, quien pidió la reunión.

Voceros del gobernador chaqueño admitieron que hay preocupación en las provincias por la interna del Gobierno nacional y la crisis económica que atraviesa el país.

Este viernes, los gobernadores del Norte Grande se reunirán en Salta para analizar el escenario nacional. El próximo lunes habrá una reunión de los gobernadores de la Región Centro (Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos).

Aparentemente, Capitanich y Juan Manzur, jefe de Gabinete de la Nación y exgobernador de Tucumán, impulsan una cumbre entre los mandatarios del Norte y la Región Centro.

Uno de los gestores de la cumbre fue el salteño Urtubey. La cena se concretó en su casa en San Isidro y el propio exmandatario fue el asador, según dejaron trascender sus allegados.

Urtubey hoy no tiene ningún cargo político. Es un peronista alejado y crítico del kirchnerismo. El salteño nunca ocultó su “respeto” y “amistad” con el gobernador de Córdoba.

Schiaretti, el entonces senador Miguel Ángel Pichetto y Urtubey fueron los fundadores del Peronismo Federal, que se lanzó en agosto de 2018. Luego, se sumó Sergio Massa.

Este espacio político terminó de derrumbarse un año después, cuando Cristina Fernández anunció la conformación del Frente de Todos, con Alberto Fernández como candidato presidencial y ella en el segundo escalón de la fórmula.

Aquel lanzamiento fue el 18 de mayo de 2019. Un mes después, Alberto Fernández anunció que Massa se sumaba a ese espacio, que terminó siendo gobierno, derrotando a Mauricio Macri en las urnas.

Finalmente, Urtubey terminó siendo el candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna, y Pichetto integró la fórmula con Macri.

Schiaretti no participó del escenario nacional, en aquellas elecciones presidenciales. Sin embargo, en Córdoba, el mandatario provincial no aceptó integrarse al Frente de Todos y presentó lista propia de candidatos a diputados nacionales, sin respaldar a ninguna fórmula presidencial.