Predio, exenciones impositivas y pago del 50% del salario para textiles radicadas en La Rioja

Hacen todas las etapas del proceso de una tela, nada se les escapa. A La Rioja llegaron en 1997, abrieron una hilandería y tejeduría de punto. Ahora sumaron una tejeduría de tejidos planos que les permitirá fabricar telas de jean y gabardina. La ayuda de la provincia de La Rioja fue fundamental, les dieron el predio en comodato, tienen exenciones impositivas provinciales y les subsidian por los primeros 12 meses el 50% del salario mínimo vital y móvil del salario de los trabajadores de la provincia que contraten, según informó Bae Negocios.

Se trata del grupo Cladd que tiene una hilandería y tejeduría de punto en Morón de la empresa Enod, allí trabajan 347operarios. Se suma a la planta de Australtex del parque industrial de Río Grande que tiene tejeduría de punto y tintorería en la que trabajan 256 operarios. La compraron hace 20 años concursada y la convirtieron en la mayor planta textil de Tierra del Fuego. Se incendió y tuvieron que invertir 20 millones de dólares para volver a ponerla en funcionamiento y la reabrieron en abril de este año.

Volver a abrir las puertas de una planta cerrada en 2019 emociona. “La reapertura tiene un valor especial porque marca el contraste de cuando llegamos a la gestión y permanentemente teníamos noticias de fábricas que cerraban y despidos. Ahora vemos una nueva realidad con una explosión de llegada de empresas al parque industrial, inversiones, nuevos puestos de trabajo y muchas que sustituyen importaciones”, puntualizó el ministro de Industria de La Rioja, Federico Bazán.

No es la primera vez que este grupo reabre una planta cerrada por una multinacional. Así como esta vez reabrieron la planta que cerró Unilever en 2019 en La Rioja, fueron quienes reabrieron la planta de Alpagatas de Florencio Varela que bautizaron Cladd, fue un símbolo de esa zona, por eso le dio el nombre a la rotonda de Alpargatas. “Es un comodato con opción a compra, pero algún día la vamos a comprar, ahora preferimos no inmovilizar el capital de trabajo. Compramos los bienes, maquinaria y absorbimos la totalidad de los 110 trabajadores con todos los derechos laborales, como corresponde”, dijo el director del grupo textil argentino. Hoy tienen 130 trabajadores. Tienen otra planta de tintorería y estampería en San Martín y además funcionan las oficinas centrales. Trabajan 700 personas.

Los principales clientes a los que abastecen son los sectores de mayor consumo popular. “Vendemos telas a las ferias de La Salada; a los fabricantes de la zona de Avellaneda y Nazca y Once. Esas tres zonas consumen el 60% de todo el mercado textil. Venden productos a menor precio, con cadenas de valor más cortas y sin los altos costos de la comercialización en shopping o grandes desarrollos de marca”, contó a BAE Negocios, Jorge Leone.

Los planes del grupo Cladd son ambiciosos, según adelantaron: “La ampliación de la tejeduría de tejidos planos de La Rioja con 45 telares más, nos permitirá aumentar un 40% la producción actual. Hoy producimos un millón de metros de tela de jean y gabardina al mes y llegaremos al 1,4 millones. Queremos terminar con el aggiornamiento de la planta de Florencio Varela, continuar con la renovación de la maquinaria”.

Saben que abastecen a un sector que es uno de los primeros en sentir los impactos de las crisis. “Cuando hay recesión es el primer sector que lo siente, es más fácil dejar de comprar una remera que un pan. Pero es uno de los primeros sectores que repunta. Si tenemos políticas nacionales de fomento de la industria nacional donde se priorice la importación de materias primas podemos crecer. En el gobierno anterior muchas empresas textiles cerraron, hay faltante de oferta, capitalizamos los que pudimos sobrevivir”, dijo Leone del grupo Cladd.

Lo mismo les ocurrió a los trabajadores que fueron despedidos y no todos volvieron a encontrar un trabajo estable. Ariel Mercado, padre de tres hijos, sintetizó lo vivido: “Volver a entrar a la planta fue una enorme emoción. Los que trabajamos en Unilever, nos esforzamos y damos lo mejor. Imagínese la oportunidad que nos dieron de volver a entrar al circuito laboral nuevamente, eso no tiene precio. Queremos trabajar, progresar, hacer la milla extra para que la empresa funcione y sea rentable. Queremos hacer los mejores números de producción y ser lo más eficientes posibles en nuestros procesos para que los números cierren y a la planta le vaya bien, si le va bien a la empresa nos va bien a nosotros. Muchos de nuestros 250 compañeros despedidos no la están pasando bien, muchos siguen sin trabajo. Cuando lo veo al presidente de la empresa a don Jaime Lapidus, un hombre mayor que sigue apostando e invirtiendo en la industria, lo único que puedo hacer es ponerme la camiseta”.

Ariel Mercado tiene 42 años, terminó el secundario y entró a trabajar en la planta riojana de Arisco, comprada más tarde por Unilever. Trabajó 19 años, un día después de las elecciones de 2019, Unilever los citó a un hotel y les comunicó que cerraba la planta y dejaba a 250 trabajadores en la calle. Su hija menor recién había cumplido un año, se las arregló haciendo changas, vino la pandemia y cuando ya no lo esperaba la planta reabrió, se convirtió en la textil Alpacladd, marca de Enod. Hoy Ariel es el responsable de mantenimiento y armó su equipo con todos sus ex compañeros. Un milagro que logró el grupo argentino Cladd: cuyas siglas significan con la ayuda de Dios.

La historia del grupo Cladd que hoy da trabajo a 2.100 empleados comenzó hace 50 años, es la historia de una familia judía ortodoxa que comenzó vendiendo remeras en el Once. Jaime Lapidus fue integrando la cadena de valor, hoy cuenta con hilanderías, tejedurías de tejidos de punto y planos, tintorería y estampería. Con sus telas se fabrican uniformes, guardapolvos, camisetas de fútbol, remeras, calzas, ropa deportiva, Cladd no fabrica prendas, sólo telas.

En la actualidad, son el mayor grupo fabricante de telas de Argentina, producen un millón de metros de tela de jean y gabardina al mes. Desde fines de 2019 hasta ahora no paran de crecer, invirtieron 60 millones de dólares y sumaron 700 puestos de trabajo entre todas las plantas.

El grupo contaba con cinco plantas en La Rioja, Morón, San Martín, Florencio Varela y Río Grande en Tierra del Fuego. Pero hace pocos días cortó las cintas de su quinta planta, en la ex Unilever. Jorge Leone, Director de Relaciones Públicas e Institucionales del grupo Cladd contó a BAE Negocios: “En La Rioja instalamos la primera hilandería en 1997, llamada Enod. Ahora invertimos 33 millones de dólares en la creación de una tejeduría de tejidos planos con la tecnología más moderna, bautizada Alpacladd, una marca del grupo Cladd. El objetivo es que trabajen 335 personas, pero como todavía faltan instalar unas máquinas, hasta ahora incorporamos a 250 operarios. En la provincia damos trabajo a 580 empleados. Anunciamos que se van agregar telares y se hará una nueva hilandería que estará lista en 24 meses. La inversión será de cinco millones de dólares más”.   

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑