Cada provincia definirá sumar una hora de clase diaria en las escuelas primarias

La propuesta oficial de sumar una hora de clases más en las escuelas primarias públicas de jornada simple dio este viernes un paso más. El ministro de Educación nacional Jaime Perczyk presentó la propuesta en el Consejo Federal de Educación, donde se definió que se armarán “mesas de trabajo” en cada una de las provincias para determinar cómo será la implementación.

Desde el Gobierno reafirmaron que tienen un fondo de 18.000 millones de pesos a disposición de los distritos para el pago adicional de los sueldos docentes, de modo de garantizar que la ampliación horaria pueda ejecutarse.

La reunión del Consejo Federal se hizo en Ushuaia, Tierra del Fuego, y participaron representantes de los ministerios de Educación de todo el país, así como de los cinco sindicatos docentes con representación nacional.

Con respecto a la crítica del dirigente gremial Roberto Baradel, así como de Ctera y otros gremios docentes al anuncio de la medida (a la que calificaron de “unilateral”), el ministro Perczyk dijo que “la iniciativa política siempre la tienen los ejecutivos”. Desde el Gobierno anunciaron que abrirán «próximamente» la paritaria docente nacional para acordar allí con los sindicatos docentes las condiciones de trabajo vinculadas a esta hora diaria que se suma.

“Sabemos que las condiciones laborales se discuten con los gremios, y vamos a discutir con los gremios, es indudable eso. Pero también, hay que decirlo, lo podemos acordar porque hay paritaria, que no estaba” dijo Perczyk.

La medida oficial de sumar una hora de clases en las escuelas primarias. Según Clarín, la propuesta es extender el horario escolar en las escuelas de jornada simple de 4 horas a 5 horas diarias.

Con esta medida, la Argentina pasará de tener 720 horas de clases por año a 950. Y se suma el equivalente a 38 días más de clase.

En el Ministerio de Educación manejan cuatro alternativas posibles: agregar una hora antes en el tuno mañana y una hora después en el turno tarde; agregar media hora antes y media hora después en cada turno; dar clases los sábados y mantener las 4 horas diarias de lunes a viernes; o que cada provincia construya otro diseño de horario que garantice un mínimo de 25 horas de clase semanal. Ahora son las provincias, en las «mesas bilaterales» las que deberán definir cual de las alternativas aplican.

Desde el Ministerio de Educación afirman que la medida se implementará este mismo año y que la inversión ya está disponible para que los gobernadores puedan ir avanzando.

Algunos especialistas plantearon reparos a la iniciativa oficial. Afirmaron que una hora más de clases diaria –sobre todo si se hace lo mismo que hasta ahora- no alcanza para mejorar la calidad educativa, y que lo que debe revisarse son los métodos de enseñanza que, dicen, están fallando en el país.

La propuesta del ministro Perczyk no sólo contempla que las escuelas de jornada simple (4 horas diarias) puedan sumar una hora diaria. La idea es que las provincias puedan definir, incluso, si es necesario que otras escuelas –que ahora tienen 6 horas, por ejemplo- también puedan agregar una hora de clase y llevar la jornada escolar a 7. El objetivo, en todo caso, es que ninguna escuela del país tenga menos de 5 horas de clases por día.

Desde la cartera educativa afirman que, con esta medida -que suma 25% más de tiempo escolar- se busca reforzar los aprendizajes de Lengua y Matemáticas principalmente. Las evaluaciones muestran que los estudiantes argentinos están estancados en estas áreas. La última prueba de Unesco, por ejemplo, exhibió que los alumnos argentinos están peor que años anteriores y ya rinden menos que el promedio de la región. De todos modos, será cada provincia la que definirá qué contenidos se darán en la hora extra que se suma por día.

Durante la reunión del Consejo Federal de Educación de este viernes se aprobaron, además, los “Lineamientos Estratégicos 2022-2027, por una Educación justa, democrática y de calidad”, un documento que contiene los objetivos de política educativa (generales y especifico) para los próximos 5 años.

El título de este documento generó cierta polémica. El original era “Plan quinquenal de la República Argentina por una educación justa, democrática y de calidad”. Algunos distritos, como la Ciudad de Buenos Aires, reclamaron cambiarlo porque –en su visión- el documento no es un plan debido a que no se fijan metas debido a que no falta un diagnóstico más preciso de la educación argentina habida cuenta que ni siquiera se cuenta hoy con los resultados de las pruebas Aprender.

Desde el Ministerio de Educación nacional accedieron a cambiarle el nombre.

Los objetivos educativo principales que fija ese documento, para los próximos años, son “Asegurar el acceso, permanencia y egreso de los y las estudiantes al Sistema Educativo en todo el territorio nacional”; “Fortalecer los procesos de enseñanza y aprendizaje para garantizar la calidad educativa de los y las estudiantes en todos los niveles y modalidades”; y “Proveer los recursos necesarios para mejorar las condiciones en que se suceden los procesos de enseñanza y aprendizaje”.