El NEA se suma al Parlamento del NOA bajo la presidencia de la vicegobernadora de La Rioja

El próximo jueves, en Santiago del Estero, se encontrarán algunos gobernadores porque el NEA se incorporará formalmente al Parlamento del NOA, que está presidido por Florencia López, vicegobernadora de La Rioja. Los norteños vienen mostrándose muy dinámicos en sus reuniones y planteos a la Nación.

En dos temas de interés primordial para el presidente Alberto Fernández, los mandatarios peronistas jugaron como aliados. Por un lado, en la pelea con la Ciudad de Buenos Aires por la quita de una parte de la coparticipación, tema que está en la Corte Suprema de Justicia; por el otro, en el proyecto de ampliación de la Corte. Como respuesta, esperan de la Nación hechos concretos que favorezcan a las provincias y no más enunciados.

La administración de los planes sociales se sumó también a la agenda. Al igual que en CABA, las organizaciones sociales vienen protagonizando marchas en todas las ciudades importantes del interior. El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, participó en varias de las reuniones de mandatarios y, en el documento de constitución de la liga aparece un párrafo respecto a que estudian “alternativas para federalizar las políticas que permitan transformar los planes sociales en trabajo genuino y digno”.

La liga de gobernadores peronistas, que se presentó hace una semana con una agenda que hace eje en la búsqueda de “más federalismo y unidad nacional”, analiza pedir en los próximos días una reunión con Daniel Scioli, flamante ministro de Desarrollo Productivo. Quieren respuestas respecto a si continuarán algunos programas de fomento a la industria que ya estaban establecidos.

La Casa Rosada adeuda otras respuestas: los gobernadores siguen reclamando más subsidios para el transporte de pasajeros; fondos para obras y la regularización del abastecimiento de gasoil.

Las fuentes consultadas por La Nación coincidieron en que esperan encontrar en Scioli un “aliado” para sus planteos, que los podría acompañar para que sean aceptados y respondidos. Su irrupción en el gabinete les genera expectativas también porque los gobernadores buscan, desde hace meses, un candidato que los represente.

En algún momento apostaron por Juan Manzur, pero la figura del tucumano se desinfló. La primera foto “de gestión” de Scioli fue con Axel Kicillof, con quien tuvo tironeos por fondos cuando él estaba frente a Buenos Aires y Kicillof dirigía el Ministerio de Economía.

Como embajador en Brasil, Scioli tejió vínculos con varios mandatarios e intendentes. No es ese el caso del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien es una figura más alejada, que se limita solo a los intercambios institucionales.

Asimismo, para los gobernadores del norte, la falta de gasoil es un problema crucial. Desde fines de marzo vienen insistiéndole a Manzur y al secretario de Energía, Darío Martínez, respecto a que el desabastecimiento afecta sus producciones regionales. Ambos habían prometido que no habría escasez. La hubo, afectó actividades productivas y generó sobrecostos. La expectativa -y la búsqueda de respuestas- está ahora en lo que pasará con el gas cuando lleguen los días más fríos.

La mayor asignación de subsidios para el transporte de pasajeros del interior sigue sin definiciones; el ministro Alexis Guerrera faltó a la comisión de Diputados que discute el tema. Hay una decena de proyectos para aumentar los giros; se fueron acumulando a medida que las provincias deben poner más dinero para que no se frene el servicio. La Nación prometió, en mayo, elevar el fondo de asistencia a $46.000 millones, pero todavía no se concretó. Los legisladores de Córdoba, por ejemplo, piden que el monto sea de $70.000 millones.

La segmentación de las tarifas energéticas tiene dos vertientes para las provincias. Por el lado del gas, esperan más definiciones de la Nación y, por el lado de las eléctricas, cada distrito tiene que resolver por su lado porque las decisiones nacionales solo alcanzan a Edenor y Edesur.

De la liga de gobernadores no participan Córdoba (Juan Schiaretti está alejado del kirchnerismo hace años) y Santa Fe (Omar Perotti tiene una relación zigzagueante con la Casa Rosada). Ambos querían impulsar ese movimiento a fines de 2019, cuando fueron elegidos, pero la irrupción de la pandemia cambió los planes. Sus colegas terminaron enrolados con Fernández.

En el documento que relanza la liga, indican: “Asumimos un debate histórico frente a las asimetrías que imponen la infraestructura pública disponible; la competitividad de las economías regionales; la inequidad en el precio del combustible; las asimetrías de las tarifas energéticas y en los subsidios la transporte”.