Más de 40 personas de La Rioja fueron damnificadas por las financieras de Catamarca

Christian Matzkin, abogado, dijo que existen 45 personas de La Rioja que fueron damnificadas, aunque no todos contrataron con la misma razón social. “Estamos viendo el tema fiscal, estamos reclamando todo lo que está declarado y estamos hablando de muchos millones de pesos», afirmó.

Sobre el fenómeno que se extendió a varias provincias, y alcanzó a cientos de personas, dijo que según lo investigado en Catamarca y La Rioja, «la publicidad del boca a boca fue generando que la gente invirtiera».

“La gente viajaba a Catamarca; la operatoria era bastante simple, porque la actividad que realizabas te daba una rentabilidad del 18 al 20 por ciento mensual, con un capital que tenía que estar fijo 6 meses. Al cabo de los seis meses, te devolvían el dinero o se lo podía dejar para seguir invirtiendo”, detalló. “Esto se empezó a complicar cuando concretamente el Banco Nación comenzó a pedir informes a Adhemar Capital para hacer una investigación en octubre de 2021”, explicó.

Las financieras de Catamarca que cobraron relevancia en los últimos meses por incumplir los instrumentos de pago con sus inversores, salieron esta semana a dar declaraciones públicas, según Página/12. Edgar Bacchiani, propietario de la financiera Adhemar Capital SRL, aseguró que su empresa está reestructurando las deudas y que comenzarán a pagar los créditos.

Matzkin asegura que “hay muchos riojanos que cobraron. De allí viene la publicidad que empieza a cobrar este hombre”. Sorprendido, explica que “lo que llama la atención es que en el ambiente de Catamarca existe como una justificación. La gente dice que ya sabía que esto iba a pasar y como que lo justificaban, porque podía pasar”.

Acerca del origen legal del dinero riojano invertido, el profesional dijo que “estamos reclamando en principio todo lo que está en blanco, y evaluando estrategias. Estamos viendo el tema fiscal, estamos reclamando todo lo que está declarado», explica. Y asegura que «Estamos hablando de muchos millones de pesos».

Los créditos pequeños, que pertenecen en general a inversiones de las clases media baja de la provincia serían relegados en principio. Edgardo Bulacio hijo, pidió “tener paciencia”. Hay una tercera empresa, Calvo, de Cristian Rojo que también habría recibido dinero riojano.

Es que la entidad quiso saber el origen de los fondos inversores “se convirtió en algo político, y el Banco Nación decidió bloquear las cuentas en pesos, dólares y virtuales, y por ende la empresa dejó de pagar los intereses siderales”.