Granja Cunícola apuesta generar un cambio alimentario y ofrecer una alternativa a la carne vacuna y al pollo

La empresa estatal Granja Cunícola lleva 12 años de actividad en la provincia y concentra su producción en el mercado interno.

La firma estatal se creó en 2010 y desde sus inicio tuvo por objetivo «trabajar sobre la idea de desarrollo de la soberanía alimentaria», y además ofrecer la carne de conejo como alternativa de consumo para la población.

«A lo que apuntamos es que la carne de conejo se ofrezca como una alternativa disponible para los consumidores, en especial como alternativa a la carne vacuna y al pollo. Y un segundo objetivo sería el de diversificar la producción para poder atraer a posibles inversores», le comentó a La Rioja 12, el gerente de Granja Cunícola, Jorge Ghiglia.

La Granja Cunícola cuenta con dos unidades productivas: una ubicada en Malligasta (Chilecito) donde se encuentra la unidad de producción primaria de conejos; y la otra en Sanagasta, que es donde está el frigorífico y la unidad de comercialización.

Ghiglia informó que la unidad de producción primaria de Malligasta tiene una capacidad instalada para contener a 1.000 conejos madres, aunque actualmente solo tiene 400 animales. «La meta nuestra es poder llegar a ese techo de 1.000 unidades pero lo cierto es que tenemos un problema de déficit de producción primaria importante. Faltan conejos, no hay suficientes productores de los cuales nos podamos nutrir de conejos», admitió el empresario.

La firma produce mensualmente unos 600 kilos de carne de conejo y el grueso de esa producción se comercializa en la provincia de Córdoba y el resto -unos 200 kilos mensuales- en la capital riojana.

En 2015, la empresa tuvo una única experiencia exportadora cuando logró sumar su producción a la de un frigorífico de Buenos Aires que envió un contenedor al mercado externo.

El desafío del cambio cultural

Para Ghiglia, el principal desafío que enfrenta Granja Cunícola es lograr un paulatino cambio en la cultura alimenticia de la población para que los consumidores incorporen la carne de conejo a sus mesas.

«La carne de conejo es una carne selectiva. La propuesta de nuestra granja es crecer y darle la mayor potencialidad posible. Lo que más a favor tiene la carne de conejo son sus cualidades nutricionales y que hacen que sea una carne elegida por personas que tienen ciertas enfermedades y que necesitan comer menores cantidades ya que se trata de una carne que tiene más nutrientes. Es una carne magra y más beneficiosa para la salud porque tiene bajo contenido en sodio y además se digiere mejor que la carne vacuna», destacó.

Ghiglia agregó que «el punto flaco» de la carne de conejo es la «cuestión cultural». «Es una carne que no está incluida en nuestra cultura alimenticia. Además, no es una carne que va a entrar en el mercado por su precio porque no tiene un precio popular. Pero lo más difícil es lo cultural. Yo siempre menciono el tema de los peluches, la mayoría de los peluches son osos y conejos, entonces se hace muy difícil por ese lado», señaló.

El empresario cunícola contó que el precio mayorista de la carne de conejo ronda los 1.000 pesos y que al consumidor se le incrementa algunos pesos. Por eso el precio del kilo de conejo no difiere demasiado del kilo de carne vacuna.

Ghiglia añadió que las formas más habituales de cocción del conejo son los estofados o los escabeches. «Son todas comidas que se hacen a la olla, que requieren de otro tiempo y que tampoco son acordes a la rapidez con la que se busca cocinar hoy. Por eso hemos lanzado una propuesta para tratar de llegar a la mesa de la gente y que consiste en vender hamburguesas de conejo y también bifes de lomo. Son productos que vienen listos para poner en una plancha o sartén», comentó.

Pese a esta resistencia cultural que destaca el empresario, Ghiglia sostuvo que en los últimos años se produjo un paulatino aumento en el consumo de carne de conejo. «En La Rioja hay un incremento en el consumo, ya hay también un acostumbramiento para ir a buscarla a las carnicerías en donde colocamos la producción y eso es algo positivo, por eso vamos a seguir trabajando para llegar cada vez más a las mesas de la gente», completó. (La Rioja/12)