La Nación recortó fuertemente las transferencias discrecionales a las provincias, con excepción de La Rioja y Tucumán

El ajuste que viene instrumentando en algunas partidas el ministro de Economía, Sergio Massa, llegó fuerte a las provincias: en noviembre, las transferencias no automáticas (por fuera de la coparticipación y leyes especiales) de la Nación a las provincias cayeron 45,8% en términos reales en la comparación interanual. Los únicos distritos que evitaron el ajuste fueron La Rioja y Tucumán, que registraron un alza real de 12,8% y 87,5%, respectivamente.

Los giros por fuera de la coparticipación son, desde siempre, una forma de disciplinar a los gobernadores y de apoyar a aquellos cuyos distritos son claves para la administración nacional. Por caso, en 2020 y en 2021 la provincia de Buenos Aires gobernada por Axel Kicillof -la jurisdicción más importante para el kirchnerismo- resultó ganadora en el reparto, puesto que el año pasado compartió con San Luis.

Este año, el riojano Ricardo Quintela se ha transformado en la “revelación”: no solo muestra mejoras en estas transferencias sino que además recibe ATN (en noviembre fueron $1100 millones). Para el año que viene también se garantizó una suma importante: el artículo 83 del presupuesto promulgado asigna $47.000 millones para la provincia y los municipios. Con esos recursos, buscarán apaciguar el conflicto entre Quintela y la intendenta radical de la capital provincial, Inés Brizuela y Doria.

En la comparación de los giros discrecionales de enero-noviembre de este año contra el mismo lapso del 2021, los cálculos de la consultora Politikon Chaco muestran que la baja real de las transferencias que la Nación realiza a las provincias fue del 12,9%. Seis son las provincias que muestran números positivos para ese período: Tucumán (53,8%); Corrientes (18,4%); La Rioja (8,8%); Tierra del Fuego (8,4%); Santiago del Estero (6,1%) y CABA (0,6%). En los últimos meses se concentraron los recortes.

Estas transferencias incluyen partidas de los diferentes ministerios que se gestionan de manera discrecional, por fuera de lo que establecen la coparticipación y las leyes especiales. Alcanza, por ejemplo, a los giros que la Anses le debe hacer a las Cajas de Jubilaciones provinciales no transferidas a la Nación (13 en el país), los que están congelados por lo que, en el cálculo, marcan una caída real.

En su efímero paso por Economía, Silvina Batakis les había advertido a los gobernadores que los alcanzaría el ajuste en el dinero que reciben por fuera de la coparticipación. Hace varios meses que los números de las provincias son mejores que los de la Nación. Casi todas cerrarán el año con superávit.

Se acelera el ajuste

En noviembre, el ajuste se concentró. Los mayores recortes reales los sufrieron Santa Cruz (78,2%); Neuquén (77,9%) y Jujuy (77%). Por sobre el 60% de ajuste también quedaron Catamarca, Tierra del Fuego, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Misiones). La Pampa encabeza además la lista de los distritos que más caídas de recursos registraron en los 11 primeros meses del año: 56,9%, seguida por Córdoba (50,1%) y Chubut (48,3%).

En el primer semestre, en términos reales, las transferencias discrecionales cayeron un 2,9% interanual. El recorte llegó a través de las transferencias de capital, un 25%. Son los fondos destinados a obras e inversiones. Las transferencias corrientes, los fondos que se usan para el pago de sueldos y otros gastos, crecieron un 9,1%. La coparticipación, en cambio, creció por encima de la inflación, compensando los giros totales de la Nación a las provincias, que entre enero y junio subieron un 6,7% en términos reales.

En el análisis por jurisdicción gubernamental, Politikon refleja que las Obligaciones a cargo del Tesoro (que tienen un peso de 31,4% en las transferencias no automáticas) son las únicas importantes que no cayeron entre enero y noviembre: crecieron un 6,4% en términos reales. Alejandro Pegoraro, director de la consultora, advierte que es por efecto del Fondo de Fortalecimiento Fiscal para Provincia de Buenos Aires (creado a partir de la quita de recursos de la coparticipación a la ciudad de Buenos Aires) y la reglamentación de la ley de traspaso seguridad para la capital. Son los dos distritos que se quedan con ese aumento de las Obligaciones a cargo del Tesoro.

El resto de las áreas que tienen una participación significativa en las transferencias de la Nación a las provincias redujeron la cantidad de dinero girada. Educación, que implica el 20,6% del total, cayó un 2,4%; Obras Públicas (implica el 15,4% del total), recortó un 23,4%; Salud (8,8% es su peso) perdió un 10,4% en la comparación interanual, y Trabajo (incluye a la Anses y participa con el 8,4%) giró un 26,6% menos.

En lo que hace a la participación que tuvo cada distrito en la distribución de recursos realizada por la Nación en los primeros 11 meses, la provincia de Buenos Aires se quedó con el 41,4%. Le sigue CABA, con el 11,2%, y tercera está Santa Fe, con el 5%. Después viene La Rioja, con el 4,5%, y Córdoba, con el 4,3%. Aunque la provincia gobernada por Kicillof venía habitualmente ganando en el reparto, en los últimos meses eso cambió; en noviembre perdió 47,3% en la comparación interanual en términos reales.

Por Gabriela Origlia para La Nación

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑