La industria del olivo pide sostener los subsidios a la energía

En la industria olivícola riojana hay preocupación por la situación de los subsidios energéticos nacionales y por eso piden a la Casa Rosada que se mantengan los beneficios para el sector.

En un contexto nacional marcado por el nuevo programa económico lanzado por el ministro de Economía, Producción y Agricultura de la Nación Sergio Massa, sumado a las medidas para la reducción del gasto público y las negociaciones con el FMI, en el sector olivícola riojano temen que la quita de subsidios eléctricos a los usuarios residenciales pueda extenderse a la industria y por eso plantean sostener los beneficios.

Gabriel Mateos, titular de la Cámara Olivícola Riojana (COR) habló con La Rioja 12 y expuso la situación del sector respecto a la cuestión energética.

«Lo que se está planteando a nivel nacional es que se mantengan los subsidios que actualmente se otorgan hasta una determinado consumo y que es de 300 kv al día. Hoy el 60% del costo de la industria olivícola se lo lleva la energía eléctrica y que usamos de manera intensiva por las perforaciones que se hacen para extraer agua. Estas perforaciones son muy profundas, a unos 130 metros y eso genera un uso intensivo de la energía eléctrica», señaló.

El empresario destacó que la mayoría de las industrias aceituneras consumen menos de ese tope de 300 kv al día por lo que hasta ahora el sector mantiene los subsidios nacionales.

Mateos agregó que tanto La Rioja como Catamarca son provincias electrodependientes por el uso intensivo que hacen de la energía eléctrica debido a las perforaciones y que por eso se está planteando en el Congreso de la Nación que se declare a La Rioja provincia electrodependiente.

«Hoy nuestro sector clama para que no nos saquen los subsidios a la energía porque somos electrodependientes y se trabaja para lograr en el Congreso esta declaración de provincia electrodependiente. Lo que se plantea es un tratamiento diferenciado con respecto al uso de la energía», indicó.

Por otro lado, el titular de la cámara empresaria recordó que el sector cuenta con un beneficio sobre el costo de la energía otorgado por el Gobierno provincial y que se denomina beneficio de riego agrícola. «Esto se otorga desde agosto a diciembre y desde diciembre a abril que es la época en la que se usa mucha más agua y se recurre más al uso de las perforaciones para extraerla. A través de esto el Estado reintegra un porcentaje del monto total de la factura de luz», explicó.

En otro orden de cosas, Mateos subrayó que actualmente la COR trabaja sobre unas líneas de créditos otorgadas por FOGAPLAR y que están destinadas para riego agrícola y para inversiones en energía solar. Esta línea de crédito para los productores olivícolas es por una suma de 20 millones de pesos y se otorgan con tasas blandas.

Por último, el empresario aceitunero habló de la cosecha y de la falta de mano de obra que el sector sufrió este año y dijo que se trabaja para que en la cosecha del año próximo no se produzcan los mismos inconvenientes. «El tema es que cuando vas a levantar la cosecha las fincas lo primero que hacen es ponerte en blanco. Te registran y en algunos casos eso puede provocar la pérdida de algún tipo de plan social. Este tema no está claro y la incertidumbre está. Por eso estamos trabajando desde ahora para que las cosas queden en claro y en la próxima cosecha no suceda lo de este año», indicó.

Hay que recordar que en la cosecha 2022 el principal motivo por el cual hubo escasa mano de obra fue por el temor de muchos trabajadores rurales de perder algún plan social nacional que tuviesen por el hecho de ir a levantar la cosecha. (La Rioja/12)