Organizan vuelos privados para viajar con Tini Stoessel en el avión que alquila Alas

La empresa de aviación privada American Jet encontró una oportunidad de negocio en el furor que provoca Tini Stoessel. La compañía, que comenzó operando vuelos privados y se expandió al segmento de vuelos charters, lanzó una original propuesta, pionera en el mercado argentino, para acompañar a la artista en su tour.

En asociación con su productora -encabezada por Alejandro Stoessel, padre de la cantante, y su socio-, la firma ofrece la posibilidad de viajar con Tini en un avión privado junto a otros fans, para ir a ver sus shows en el interior del país, según El Cronista Comercial.

Cómo es viajar con Tini a sus shows

Se trata de una experiencia integral. Incluye, además de los vuelos, traslados, alojamiento en base doble y entradas a los espectáculos en los destinos en los que la cantante realiza sus presentaciones. La particularidad es que la estrella de la música viaja próxima al público, ya que las aeronaves no tienen separación de clases.

El fin de semana, American Jet debutó con este nuevo servicio. Desde que salieron a la venta los pases en la plataforma FullTicket, a cargo de la productora de Tini, las reservas se dispararon y se agotaron los cupos en cuestión de minutos, pese a que su precio resulta accesible para solo unos pocos.

El paquete, válido para dos personas, sale $ 400.000, más el costo del servicio por $ 20.000. El valor contempla la estadía doble, teniendo en cuenta que los menores deben ir acompañados por su madre, padre o tutor.

Así, la compañía trasladó en su avión Embraer ERJ 145 con matrícula LV-IVA, con capacidad para 50 pasajeros, a la celebrity y al grupo de seguidores que viajó con ella el domingo rumbo a Córdoba, para asistir a su recital de esa noche en Quality Espacio, ubicado en la capital provincial.

El vuelo inaugural de esta operación partió completo. Despegó desde el Aeroparque Jorge Newbery ese día al mediodía, a las 12.11, y aterrizó en el aeropuerto cordobés a la hora, a las 13.24. El regreso se concretó este lunes. El aterrizaje estaba previsto que se realizara en Aeroparque, pero, por la escasa visibilidad producto de la intensa niebla que envuelve a la Ciudad de Buenos Aires desde el inicio de la semana, debió desviarse y finalmente llegó a Ezeiza.

«Buscamos ofrecer una experiencia distinta, de principio a fin, generando un valor agregado. Es un formato disruptivo, sin precedentes en la industria local, que queremos seguir explorando», cuentan desde American Jet sobre la idea de replicarlo con otros conjuntos musicales.

Si bien la empresa nunca antes había realizado este servicio, entiende que existe potencial. «Por ejemplo, cuando el año pasado el DJ Hernán Cattaneo se presentó en Mendoza, hubo una gran demanda de vuelos privados que se contrataron de forma particular. Incluso, una low-cost charteó un avión para la ocasión. La gente no quiere perderse la oportunidad de vivir algo diferente», observan.

Dado que el show de Santa Fe que estaba programado para el sábado pasado se canceló, según explicó la misma Tini en sus redes sociales por un inconveniente con el escenario, American Jet debió posponer la operación.

De esta manera, la empresa realizará su segundo vuelo a un espectáculo de Tini el próximo fin de semana, al mediodía del sábado, según adelantó García, para trasladar a la artista y a los fanáticos que viajen con ella para el espectáculo que tendrá lugar esa noche en el Club Atlético Unión.

Asimismo, la chartera tiene la intención de repetir la propuesta en los recitales que la novia del futbolista Rodrigo De Paul dará en Mendoza y Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). «Estaremos analizando esas operaciones esta semana», comentan.

«Es una iniciativa que podemos hacer no con todo tipo de artistas, sino con aquellos que generan un nivel de fanatismo alto. Por ejemplo, si Coldplay diera shows en el interior, sería un candidato potencial», comparan.

American Jet fue fundada en 1984. Comenzó sus operaciones hace 38 años brindando servicios de taxi aéreo. Hoy, continúa ofreciendo esa operación a nivel nacional e internacional, con base en Aeroparque y San Fernando, en Buenos Aires, y en Neuquén y Mendoza.

Pero, además de vuelos privados, con el tiempo, amplió sus prestaciones al segmento de vuelos charters con su flota, que incluye aeronaves jets, helicópteros y turbohélices.

Actualmente, su desarrollo operacional contiene un amplio abanico de opciones corporativas, con traslado de empleados de empresas petroleras y mineras, de delegaciones deportivas, de personal de embajadas y de grupos a eventos.

Desde hace unos meses, también opera para el gobierno de La Rioja, bajo la marca Alas La Rioja. «Estamos volando de forma regular entre Aeroparque y esa provincia dos veces por semana», detallan desde la firma, que analiza ofrecer vuelos a Chapelco y Caviahue desde Neuquén para la temporada de nieve.