El Senado aprobó la reforma del Consejo de la Magistratura, pero se traba en Diputados

El Frente de Todos logró aprobar en el Senado la reforma del Consejo de la Magistratura, pero el proyecto está al borde del fracaso en la Cámara de Diputados. El oficialismo no tiene los votos garantizados y el próximo 15 de abril vence el plazo dispuesto por la Corte Suprema de Justicia para sancionar la ley.

El Frente de Todos logró aprobar en el Senado la reforma del Consejo de la Magistratura, pero el proyecto está al borde del fracaso en la Cámara de Diputados. El oficialismo no tiene los votos garantizados y el próximo 15 de abril vence el plazo dispuesto por la Corte Suprema de Justicia para sancionar la ley.

Declararon los imputados por pegar afiches contra Cristina Kirchner y dieron el nombre de un publicista
El proyecto recibió 37 votos a favor y 33 en contra. El Frente de Todos mostró un apoyo unánime, aunque algunos de sus integrantes confesaron no estar de acuerdo. Se sumaron los aliados Alberto Weretilneck (Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones). Los rechazos fueron de Juntos por el Cambio y la cordobesa Alejandra Vigo.

La iniciativa propone que el Consejo de la Magistratura pase de los 13 integrantes actuales a 17, sumando un juez, dos abogados y un académico. Así, la composición quedaría con cuatro jueces (con representación federal y de todas las instancias), seis legisladores, cuatro abogados de matrícula federal, un representante del Ejecutivo y dos académicos.

Sin embargo, si la ley naufraga, el Consejo deberá volver a la conformación anterior de 20 miembros, y la presidencia a manos de la Corte Suprema de Justicia. Así lo estableció el fallo del máximo tribunal, que en diciembre declaró inconstitucional la reforma de 2006 por considerar que existía un desequilibrio entre los estamentos.

Por su parte, Vigo coincidió con el argumento de Juntos por el Cambio. “No puede soslayarse la participación del Poder Judicial en un órgano como este, y menos prescindir de los representantes de la Corte, porque esa participación da como resultado el equilibrio y la armonización”, sostuvo la schiarettista.

En Diputados, el Frente de Todos se enfrenta a un escenario desalentador. El bloque tiene 118 integrantes y necesita 12 votos extra para lograr la mayoría absoluta que requiere esta ley. Con el apoyo de aliados de Río Negro, Misiones y Neuquén obtendría cinco votos más, pero no sería suficiente debido al rechazo del grueso de la oposición.

A eso se suma que, por falta de acuerdo político, ni siquiera están constituidas las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia, que deberán tratar el proyecto. Todo indica que el oficialismo dejará vencer el plazo de 120 días y que el Consejo se completará con los siete nuevos integrantes, incluido Horacio Rosatti en nombre de la Corte.

“Quieren que Rosatti, que fue aconsejado por el profugado ‘Pepín’ Rodríguez Simón y que fue nombrado por (Mauricio) Macri por decreto, sea presidente del Consejo. En los diarios ya están diciendo que el 15 de abril va a asumir”, advirtió el kirchnerista Oscar Parrilli, que se dedicó a criticar el fallo del máximo tribunal.

Parrilli reivindicó la reforma que intentó aplicar el gobierno de Cristina Kirchner para que los consejeros sean elegidos por voto popular, y confesó: “Esta ley no me satisface. La voto porque no me queda más remedio. Creo que debería haber mayor representación política. Pero estamos en este brete y tenemos que salir”.

El Frente de Todos logró aprobar en el Senado la reforma del Consejo de la Magistratura, pero el proyecto está al borde del fracaso en la Cámara de Diputados. El oficialismo no tiene los votos garantizados y el próximo 15 de abril vence el plazo dispuesto por la Corte Suprema de Justicia para sancionar la ley.

Declararon los imputados por pegar afiches contra Cristina Kirchner y dieron el nombre de un publicista
El proyecto recibió 37 votos a favor y 33 en contra. El Frente de Todos mostró un apoyo unánime, aunque algunos de sus integrantes confesaron no estar de acuerdo. Se sumaron los aliados Alberto Weretilneck (Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones). Los rechazos fueron de Juntos por el Cambio y la cordobesa Alejandra Vigo.

La iniciativa propone que el Consejo de la Magistratura pase de los 13 integrantes actuales a 17, sumando un juez, dos abogados y un académico. Así, la composición quedaría con cuatro jueces (con representación federal y de todas las instancias), seis legisladores, cuatro abogados de matrícula federal, un representante del Ejecutivo y dos académicos.

Sin embargo, si la ley naufraga, el Consejo deberá volver a la conformación anterior de 20 miembros, y la presidencia a manos de la Corte Suprema de Justicia. Así lo estableció el fallo del máximo tribunal, que en diciembre declaró inconstitucional la reforma de 2006 por considerar que existía un desequilibrio entre los estamentos.

Como el proyecto aprobado ni siquiera incluye a la Corte, Juntos por el Cambio negó el quórum y votó en contra. “Apalancarse en el desprestigio del Poder Judicial para ir sobre la Corte Suprema no nos conduce a una deliberación profunda ni a hacer los cambios que necesita nuestro Poder Judicial”, advirtió Alfredo Cornejo, jefe del interbloque.

Desde el oficialismo, Anabel Fernández Sagasti defendió el rol del Congreso. “Estamos respondiendo a un fallo político con una respuesta democrática y constitucional. No había otra opción, porque la Corte estableció un conflicto entre el Poder Judicial y el Legislativo, porque este fallo se ha arrogado facultades legislativas”, afirmó.

Por su parte, Vigo coincidió con el argumento de Juntos por el Cambio. “No puede soslayarse la participación del Poder Judicial en un órgano como este, y menos prescindir de los representantes de la Corte, porque esa participación da como resultado el equilibrio y la armonización”, sostuvo la schiarettista.

PANORAMA COMPLICADO

En Diputados, el Frente de Todos se enfrenta a un escenario desalentador. El bloque tiene 118 integrantes y necesita 12 votos extra para lograr la mayoría absoluta que requiere esta ley. Con el apoyo de aliados de Río Negro, Misiones y Neuquén obtendría cinco votos más, pero no sería suficiente debido al rechazo del grueso de la oposición.

A eso se suma que, por falta de acuerdo político, ni siquiera están constituidas las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia, que deberán tratar el proyecto. Todo indica que el oficialismo dejará vencer el plazo de 120 días y que el Consejo se completará con los siete nuevos integrantes, incluido Horacio Rosatti en nombre de la Corte.

“Quieren que Rosatti, que fue aconsejado por el profugado ‘Pepín’ Rodríguez Simón y que fue nombrado por (Mauricio) Macri por decreto, sea presidente del Consejo. En los diarios ya están diciendo que el 15 de abril va a asumir”, advirtió el kirchnerista Oscar Parrilli, que se dedicó a criticar el fallo del máximo tribunal.

Parrilli reivindicó la reforma que intentó aplicar el gobierno de Cristina Kirchner para que los consejeros sean elegidos por voto popular, y confesó: “Esta ley no me satisface. La voto porque no me queda más remedio. Creo que debería haber mayor representación política. Pero estamos en este brete y tenemos que salir”.

La oficialista María Inés Pilatti Vergara, que integra el Consejo, también reveló que “no la convence” el proyecto porque surge de un fallo “disparatado” y “anticonstitucional” que vuelve a poner en vigencia una ley derogada hace 16 años. Además, sostuvo que “no es cierto que la representación política sea la causante de los males”.

Pero otra consejera, la radical Silvia Giacoppo, aclaró que “la Corte no tardó 16 años en la sentencia, tardó seis, porque el planteo de inconstitucionalidad llegó a la Corte hace seis años”. “Es mucho tiempo, porque seguimos funcionando con las falencias desde la última reforma. No hay equilibrio ni independencia”, consideró la senadora, que responde al gobernador jujeño Gerardo Morales.

El texto original enviado por el Ejecutivo sufrió cambios en las comisiones a pedido de dos senadores que votaron a favor, Weretilneck y Solari Quintana. Las modificaciones apuntan a federalizar la composición del Consejo y a incorporar la perspectiva de género en la representación del Poder Ejecutivo.

En el recinto se aceptó un cambio más propuesto por Edgardo Kueider (Frente de Todos) para que no se exija el título de abogado a los legisladores que integren el órgano.

ELECCIONES

Paralelamente, el Consejo avanza en el proceso electoral para completar la integración de 20 miembros. El último martes se eligieron dos abogadas: Jimena de la Torre, la candidata de Juntos por el Cambio ganadora de la votación; y María Fernanda Vázquez, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Lomas de Zamora y cercana al actual consejero Diego Molea.

Los jueces nacionales y federales elegían este mismo jueves a su nueva representante entre las postulantes Agustina Díaz Cordero, Viviana Dobarro y Jimena Monsalve. Para el próximo 18 de abril, en tanto, está prevista la elección de un académico, y resta nombrar también a un diputado y a un senador.