Entre marzo de 2021 y 2022, los ingresos reales de los empleados cayeron en La Rioja

El Gobierno oficializó mediante la resolución 11/2022 el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), en 3 tramos de 7 puntos porcentuales cada uno. El piso pasará a $51.200 en septiembre, $54.550 en octubre y $57.900 en noviembre, y el base para los trabajadores jornalizados a $256, $272,75 y $289,50 por hora en los respectivos meses.

Los nuevos valores afectan también a otros pagos estatales, a saber:

  • Algo más de un millón de jubilados con al menos de 30 años de aportes que cobran el haber mínimo recibirán extra de $1.378 en octubre y $4.125 en noviembre, para no quedar debajo del 82% del SMVM, piso fijado por la ley 27.426, de diciembre de 2017.
  • Los beneficiarios del programa “Potenciar Trabajo”, cuyos beneficiarios perciben un monto igual al 50% del SMVM, quienes reciben prestación por desempleo de la Anses, que se actualiza en igual porcentaje que el SMVM, y los beneficiarios de las becas Progresar (estudiantes universitarios de hasta 24 años de familias con ingreso inferior a 3 salarios mínimos), en las que el SMVM opera como tope.

El aumento del mínimo “contribuye al fortalecimiento del diálogo social”, dice la resolución del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, sobreviviente “albertista” que avaló el acuerdo alcanzado en el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el SMVM con 30 votos a favor (16 del sector empresario y 14 de la CGT), pero la sonora abstención de Hugo Yasky, de la CTA kirchnerista, y el rechazo de la CTA “Autónoma”, del también kirchnerista Hugo “Cachorro” Godoy. Un mensaje de hasta dónde el ala política más fuerte de la coalición de Gobierno está dispuesta a pagar costos.

Sucede que la aceleración de la inflación hizo que el Gobierno de Alberto Fernández, quien había prometido aumentar 20% el salario de los jubilados segando los intereses de las Leliq (cuyo stock, sumado al de Pases y Notaliq, aumentó en lo que va de su gestión un 600%, sobre el que BCRA paga una tasa efectiva anual del 96,8%), no solo azotó el ingreso real de los jubilados, sino que también pulverizó el salario mínimo y corroe cada vez más rápidamente los acuerdos paritarios.

El gráfico de Synopsys muestra que durante el actual gobierno el Salario Mínimo corrió siempre detrás de la inflación. Con los recientes aumentos y según las proyecciones de inflación que releva el BCRA, hacia noviembre habrá subido 243%, contra una inflación del 270 por cientoEl gráfico de Synopsys muestra que durante el actual gobierno el Salario Mínimo corrió siempre detrás de la inflación. Con los recientes aumentos y según las proyecciones de inflación que releva el BCRA, hacia noviembre habrá subido 243%, contra una inflación del 270 por ciento

Durante los primeros 30 meses de la gestión del Frente de Todos la inflación corrió por delante de la evolución del SMVM, inclusive en 2020, cuando la inflación acumulada dio 36%, pues el Gobierno aumentó el mínimo un 22% “y lo hizo en el último trimestre”, dice el último Informe Sindical de la consultora Synopsys, de Lucas Romero. A fines de 2021, recuerda, se acumulaba una inflación de 105,1% en 24 meses, contra un aumento del SMVM del 89,6%. Ahora, prosigue, de no haber cambios el nuevo aumento del mínimo implicará una suba del 243,1% en 35 meses de gestión del FDT contra una inflación del 270,9% en igual período, tomando las últimas proyecciones del REM para agosto-noviembre.

Ni los “Gordos”

El actual ritmo inflacionario hace que ni siquiera los salarios del sector privado registrado, la “crema” del universo laboral argentino, le puedan seguir el tren a los precios. El 7,4% de julio, precisa Synopsys, dejó por debajo de la tasa acumulada a los acuerdos salariales de más de la mitad de los grandes gremios: Comercio pierde 8 puntos porcentuales desde que firmó su nuevo convenio; la UOCRA 6 puntos: la UOM 8, Camioneros 3,9; Gastronómicos 1,4 y Alimentación 0,9 puntos. Los ferroviarios y Smata logran empatar. Los pocos ganadores entre los grandes gremios son la UTA, Bancarios, UPCN, Sanidad y Petroleros, que están, por ahora, “algo por encima del IPC”.

Un rssumen de cómo están respecto de la inflación los acuerdos de los llamado "gremios grandes"Un rssumen de cómo están respecto de la inflación los acuerdos de los llamado «gremios grandes»

Cálculos del Ieral de Fundación Mediterránea precisan que el salario mínimo de la Argentina, en dólares oficiales (USD 332) sigue siendo inferior a los de Chile (USD 437) y Uruguay (USD 479). Y en dólar blue (USD 161) no es solo más bajo que en Chile y Uruguay sino también el menor de los 7 países relevados, que también abarcaron a Brasil (USD 229), Colombia (USD 229), México (USD 263), y Perú (USD 266).

El salario privado registrado promedio le "ganó" a la inflación en solo 12 de 35 mesesEl salario privado registrado promedio le «ganó» a la inflación en solo 12 de 35 meses

Además, tomando el período de diciembre 2019 a junio 2022 (corrido un mes respecto del que consideró Synopsys) el Ieral precisó que, en la evolución mensual, el salario bruto promedio realmente percibido del sector privado formal mejoró en solo 12 de 35 meses.

Mucho peor le fue al ingreso promedio del sector no registrado, que en la evolución interanual “ganó” en solo 4 de 35 meses, aunque este año, a medida que se redujo la tasa de desempleo, fue achicando el ritmo de pérdida, pero sin dejar de perder

Los ingresos del sector informal fueron los más perjudicados, primero por la pandemia y en los últimos meses por la aceleración de la inflaciónLos ingresos del sector informal fueron los más perjudicados, primero por la pandemia y en los últimos meses por la aceleración de la inflación

Mucho más afortunados fueron los trabajadores registrados del sector público, que según los cálculos del Ieral en los últimos diez meses tuvieron ganancias interanuales, aunque la aceleración de la inflación podría revertir pronto ese desempeño.

Los datos sobre empleo y masa salarial en el sector privado registrado en las provincias y CABA, a partir de los cuales se calcula el salario promedio bruto por distrito llegan hasta marzo pasado y muestran que la provincia de salarios promedio (siempre en el sector privado registrado) más altos del país es Santa Cruz, por el peso de sectores como Petróleo, Minería y Pesca, de ingresos muy superiores al resto de las actividades y relativamente alta incidencia sobre el escaso empleo privado en esa geografía.

El promedio santacruceño arroja un salario bruto de $244.205 mensuales. En segundo y tercer lugar se ubican las provincias de Neuquén ($205.846) y Chubut ($196.592), en las que también pesa fuerte el sector petrolero, además de Minería y Pesca en el caso de Chubut. En cuarto lugar se ubica la Ciudad de Buenos Aires ($170.165), el distrito más rico del país, y en el quinto Tierra del Fuego (167.550 pesos). Tales son los únicos cinco distritos que superan la media nacional (136.052 pesos).

Después de más de 20 meses de pérdida interanual, período durante el cual muchos empleados no trabajaron, sus ingresos tuvieron ganancias interanuales desde fines de 2021, pero también los asedia la inflaciónDespués de más de 20 meses de pérdida interanual, período durante el cual muchos empleados no trabajaron, sus ingresos tuvieron ganancias interanuales desde fines de 2021, pero también los asedia la inflación

A su vez, 8 provincias, todas del norte argentino (en orden decreciente, Catamarca, Tucumán, Formosa, Corrientes, Chaco, Misiones, Santiago del Estero y La Rioja) registraban hacia marzo pasado salarios bruto promedio formales inferiores a $100.000 mensuales, antes de los descuentos legales.

Pero tal vez lo más relevante surgido de un relevamiento del Ieral es que los 24 distritos registraron caídas en el promedio del salario privado formal en los últimos 12 meses para los que se registran datos (esto es, desde marzo 2021 a marzo 2022), con caídas de hasta 5% en siete distritos, de entre 5 y 10% en once y de más del 10% en ocho, con pérdidas de poder adquisitivo muy fuertes del ingreso privado formal promedio en los casos de Chubut y Tierra del Fuego.

Entre marzo de 2021 y 2022, último período para el cual hay datos disponibles, los ingresos reales de los empleados cayeron en todas las provincias y en CABA Entre marzo de 2021 y 2022, último período para el cual hay datos disponibles, los ingresos reales de los empleados cayeron en todas las provincias y en CABA

En base a datos de las plataformas GlassDoor y Precios Mundi y estadísticas nacionales de los países, la economista Natalia Motyl comparó también el ingreso promedio en dólar oficial y dólar blue, de docentes, policías y médicos en la Argentina contra los de sus pares de EEUU, Chile, Ecuador Perú, Uruguay y Brasil, que ratifican, al igual que los promedios de salario mínimo en dólares calculados por Ieral, que producto de la inflación y la devaluación de la moneda, el trabajo de los argentinos está prácticamente regalado.

Sucede, dijo Motyl, que la Argentina es uno de los países de América Latina con más alto nivel de pass through: cualquier suba del dólar se refleja de inmediato en aumento de precios. “Además, la brecha entre dólar oficial y blue es altísima y los precios responden a este último. En una Argentina en el que el nivel de vida de un trabajador privado se erosionó 40% en los últimos 10 años -dijo Motyl- el 50% del salario promedio es para satisfacer necesidades básicas, amén de que rubros como Alimentos, Bebidas e Indumentaria subieron fuertemente en los últimos meses, porque la suba del dólar impacta más sobre bienes transables que sobre no transables con el resto del mundo.

Los ingresos en dólares de docentes, policías y médicos argentinos son muy inferiores de sus pares de otros paísesLos ingresos en dólares de docentes, policías y médicos argentinos son muy inferiores de sus pares de otros países

La aceleración de la inflación en los últimos meses, dice el informe de Synopsys, es el principal condicionante de la relación entre la CGT y el Gobierno. Este es partidario de una suma fija a cuenta de futuros reajustes, mientras la central obrera apuesta a la reapertura de paritarias, pues la mayoría de los acuerdos tienen cláusulas de revisión. Por ahora, algunos gremios se limitaron a adelantar cuotas previstas, dejando la revisión más cerca del final de la paritaria, para pispear cómo sigue la inflación.

Tal fue el incómodo fondo de la marcha del 17 de agosto, en la que la CGT quiso expresar su preocupación por la inflación sin que se interprete que era contra el Gobierno. Por eso no hubo oradores, aunque “desinteligencias internas y diferencias políticas … provocaron que algunos sí emitieran un mensaje, como fue el caso de Pablo Moyano”, dice el informe de Synopsys.

Pero más allá de la búsqueda de culpables, el Gobierno aparece como el principal causante y responsable de arreglar el entuerto inflacionario y cortar una carrera en la que, pasada cierta velocidad, los ingresos fijos siempre pierden, por el exceso de emisión de pesos para financiar el desborde del gasto público sobre los ingresos que percibe por el cobro de impuestos. (Infobae)