Mundial del Asado: un resultado inesperado y una gran experiencia 

En el imaginario colectivo, si se piensa en un Mundial del Asado, se parte de la idea de que Argentina debería salir campeón sin siquiera jugarlo.

Pero eso no fue lo que sucedió en Torhout (Bélgica), en el Campeonato Mundial de Barbacoa WBQA 2022 que se hizo del 2 al 4 de septiembre. En ese megatorneo, Argentina quedó en el puesto 51 y Dinamarca se alzó con la Copa. El resultado parece sacado de un mundo del revés, propio de Alicia en el País de las Maravillas, la genial novela de Lewis Carroll, pero no.

Diego Maldonado, el chef riojano que salió 2° en el Torneo Federal del Asado realizado en CABA, fue parte del equipo argentino en esta aventura europea y habló con La Rioja 12 para contar lo que le dejó esta experiencia.

«Fuimos con muchas dudas porque sabíamos que allá las claves iban a ser los ahumadores y el kamado. En Europa la carne es dura, no es la carne que tenemos acá en Argentina. Entonces ellos recurren al ahumado de la carne para ablandarla y también al kamado que es para grillarla. Los equipos europeos están altamente preparados para esto, pero en Argentina carecemos de muchos de estos elementos y no tenemos tanta experiencia en ese ahumado», sostuvo Diego Maldonado.

El chef riojano contó que en este Mundial del Asado participaron 120 países y que de ese total hubo 20 que quedaron descalificados. Al equipo argentino no le fue bien. Los equipos cocinaban todos con la misma carne, provista por la organización.

Diego comentó además que si bien algunos cortes individuales que preparó el equipo nacional obtuvieron muy buen puntaje, en general, los platos argentos no estuvieron bien a consideración del jurado.

«Todos competimos con la misma carne. Los platos tenían que tener una presentación colosal. En el primer día de competencia se podía llevar algo típico de cada país. Nosotros llevamos chimichurri y jarilla y quizá algunos cortes que sacamos tuvieron muchísimo puntaje por eso, fue el caso de la paleta de cerdo y el ojo de bife. En cambio, nos fue muy mal con el pescado y el postre», detalló.

A Diego Maldonado le tocó preparar la paleta de cerdo y la cocinó con jarilla y chimichurri. «Además le inyecté torrontés riojano y aceite de oliva», amplió.

Además contó que, por fuera de los platos con puntaje, cada país podía presentar algunos platos típicos. En este caso, el equipo argentino presentó el viejo y querido choripán, la bondiola de cerdo y la humita.

Una experiencia única

Pese al resultado logrado, para Diego Maldonado lo vivido en Europa será una experiencia inolvidable. «En lo personal fue una experiencia muy linda, maravillosa, pude conocer gente de otros países, otros cocineros. Me he llevado lo mejor. Además durante el torneo toda la gente que participó fue muy amable, solidaria, nadie se guardaba ninguna receta, todos contaban lo que hacían y cómo lo hacían», narró.

El chileciteño contó también que incluso recibió propuestas para ir a trabajar como chef en Francia -en la región de Normandía y hasta en París- y en España. «En Europa es muy valorado el chef argentino porque se nos considera cocineros muy versátiles», destacó.

Este fue el primer viaje del chef riojano a Europa y este mundial también le permitió conocer otras ciudades europeas, entre ellas, Amsterdam y Brujas.

Sobre el final, Diego no ocultó sus deseos de tener una revancha y de poder contar con una nueva oportunidad con el equipo argentino en el próximo mundial -se hace cada dos años- y que tendrá lugar en Alemania. «El resultado nos dejó un poco mal, pero eso no significa que no podamos volver a tener una revancha. Queremos prepararnos mejor para la próxima y mejorar en lo que haga falta para saber bien a qué nos estamos enfrentando», cerró. (La Rioja/12)