El máximo titular de UDA salió al cruce de Quintela por los dichos contra los docentes

Se terminó la luna de miel entre el Gobierno y la Confederación General del Trabajo (CGT). Hay una marcha de protesta que la central obrera realizará el 17 de agosto y que simbolizará el malestar de una dirigencia sindical atrapada entre la pelea interna del Frente de Todos y la presión de sus bases, que reclaman por una inflación que no se detiene y unas paritarias que nunca alcanzan.

Como miembro de la mesa chica cegetista, Sergio Romero, el líder de la Unión Docentes Argentinos (UDA), es uno de los dirigentes que decidió la movilización y que no disimula las razones de esa medida de fuerza: en la entrevista con Infobae, afirmó que “no anda casi nada bien en el país” y aseguró que “le vamos a decir al Gobierno que haga una lectura fiel y firme de la movilización porque necesitamos un cambio del plan económico, no una ratificación de la pobreza”.

“Lo que dijo (la ministra Silvina) Batakis no va de la mano con lo que pretendemos -sostuvo-. Es decir, hay gente que tiene convenios, que tiene contratos, y debe estabilizarse en su trabajo. No es venir con un cargo de ministro y empezar a despedir gente. Eso no habla bien del justicialismo. El peronismo da trabajo, no lo quita. Si la ministra viene por ese lado va a tener que confesar que no es peronista. Si lo es, tiene que preservar las fuentes de trabajo. Decididamente es así. Y si ella viene por el ajuste y el despido de los trabajadores la vamos a combatir muy fuertemente”.

Además, como secretario de Políticas Educativas de la CGT, Romero destacó: “Hoy, un docente que se inicia en el sistema educativo argentino tiene un salario inicial de 60.000 pesos cuando una familia necesita de 105.000 para no ser pobre. Estamos casi más cerca de la indigencia que de la pobreza”.

— También es cierto que no hay plata para distribuir. Hoy existe un Estado casi quebrado.

— No tiene los recursos porque el Estado, en muchos casos, malgasta. Los trabajadores seguimos pagando Impuesto a las Ganancias. Si el Estado nunca tiene la culpa, ¿siempre tiene la culpa el trabajador? Hay provincias donde los impuestos son altísimos. Y tampoco le estoy echando la culpa exclusivamente al gobierno nacional de la actual situación. Los gobernadores tienen mucho que ver en esto. No han generado propuestas que permitan de manera conjunta poder ir sacando de la crisis a la Argentina. Hay declaraciones de algunos gobernadores que realmente… (hace una pausa).

— ¿A quiénes se refiere exactamente?

En La Rioja, donde los docentes legítimamente piden salarios acordes a la inflación para salir de la pobreza, el gobernador (Ricardo) Quintela les dijo que el que no le gusta que se dedique a otra cosa. Un gobernador que dice esto no tiene la altura política de lo que está representando. Esto te pasa en otras jurisdicciones donde los gobernadores son figuritas pintadas. Apuntar exclusivamente contra el gobierno nacional es un error estratégico de la mirada política.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑